‘Europa afronta la campaña de menor producción de frutas de hueso de los últimos 20 años’

Entrevistamos a Manel Simón, Director General de la Asociación Empresarial de Productores de Fruta de Cataluña (AFRUCAT) para que nos haga una fotografía de la situación del sector en una campaña atípica como la de 2020.

¿Cómo se está desarrollando la campaña de fruta de hueso esta temporada?

Estamos viviendo una campaña atípica por las inclemencias climatológicas. Hemos padecido un invierno especialmente cálido en el periodo de la floración y unas heladas tardías que han hecho que este año la producción haya bajado bastante.

Cuando presentamos los datos en Europech (foro europeo en el que los representantes de los países productores Italia, Francia, Grecia, España, ponen en común su información sobre la estimación de la producción) estimamos que tendríamos una producción de un 17% menos en todo el continente, pero ahora se está demostrando que nos quedamos cortos. Europa alcanzará una producción menor, entre un 20 o 25% menos de melocotones, nectarinas y paraguayos esta campaña.

Manel Simón, Director General de AFRUCAT

¿Cuál es la situación de España como productor de fruta de hueso respecto a otros países productores de Europa?

España se ha convertido en el principal productor de fruta de hueso de Europa. Y Cataluña, en concreto, es el motor de variedades como el albaricoque, melocotón, nectarina y paraguayo. En melocotones y nectarinas producimos 600 millones de kilos, tres veces más de lo que produce toda Francia.

En España, al igual que el resto de Europa tendremos alrededor de un 20% menos de producción que el año pasado. Debido a las últimas granizadas en primavera y la bajada de producción de nuestros colegas murcianos. El año pasado alcanzamos las 3.800.000 toneladas y este año no llegaremos a las 3.200.000.

Aún así hemos salido bastante mejor parados que Italia que este año ha tenido una campaña muy complicada por las desavenencias climatológicas llegando a perder el 80% de su producción en regiones tan fructíferas como la Emilia Romaña.

¿Qué consecuencias tiene esta bajada en las cifras de producción?

Reducir la producción siempre tiene un efecto de equilibrio entre oferta y demanda y por tanto este año los precios podemos decir que son y serán ‘correctos’. Ha habido años que lo precios estaban por los suelos, pero en esta campaña se mantiene el equilibrio.

En esto momentos la campaña de cereza y albaricoque está prácticamente finalizada y nos encontramos en plena recolección de melocotón, nectarina y paraguayo. Nuestro pico más alto se sitúa en los meses de julio y agosto.

¿De qué manera ha influido la crisis sanitaria por la COVID19 en la producción?

En AFRUCAT hemos tenido que reaccionar muy rápidamente y crear nuevos protocolos, lo que ha necesitado de tiempo e inversión. El estado de alarma ha implicado unos meses de mucho de nivel de trabajo y respuesta. Las normativas cambiaban de un día para otro y hemos tenido que adaptarnos e ir informando a nuestros asociados.

También hemos tenido problemas con la movilidad de los temporeros que suelen venir de otros países en estas fechas y en esta campaña ha sido complicado conseguir traerlos.

Si tuviera que destacar algún aspecto ‘positivo’ sería respecto a la campaña de pera y manzana. Cuando empezó la crisis a principios de marzo las cámaras las teníamos llenas y eso significa que ha habido un buen flujo de ventas lo que ha hecho que, como mínimo, no caigan los precios.

¿Qué demanda el mercado y el consumidor cuando hablamos de frutas de hueso?

El mercado cada vez pide fruta más sana y la producción integrada es ya algo absolutamente normalizado. La combinación de diferentes métodos de lucha contra las plagas para minimizar el uso de químicos va a más. Las normativas europeas respecto a los LMR (límites máximos de residuo) hacen que los europeos seamos líderes en el mundo en cuanto a seguridad alimentaria.

Conseguir una producción agraria con límites tan estrictos es muy complicado debido a la presión de plaga y aquí ayudan sistemas de biocontrol como la confusión sexual o sistemas de atracción y muerte respetuosos con el entorno que previenen la plaga de mosca mediterránea de la fruta y controlan su población. Son tecnologías innovadoras que ayudan a mantener los límites máximos de residuos que establece la UE al mismo tiempo que facilitan la labor en el campo.

Otros artículos de interés

Evolución de los sistemas de control de la mosca de la fruta
‘Evolución de los sistemas de control de la mosca de la fruta’ ‘Las ventajas de
Leer más >>
Todo el control de plagas de uva de mesa en Murcia se realiza con biocontrol
’En el cultivo de uva de mesa de la Región de Murcia hemos conseguido que
Leer más >>
Cómo controlar la plaga de la mosca de la fruta
‘Los 6 meses de máxima efectividad de Magnet MED permiten controlar la plaga de la
Leer más >>
La Ceratitis capitata, una plaga histórica en la cuenca del Mediterráneo
La Ceratitis capitata, una plaga histórica en la cuenca del Mediterráneo Compartimos con vosotros una
Leer más >>